miércoles, 25 de mayo de 2016

El lobo y los cuentos

Que el lobo está en nuestro imaginario colectivo es tan evidente que no hay más que fijarse en el último Maratón de Cuentos que se ha realizado en Zaragoza: "Una tarde de cuentos", VI edición, en el Salón de Actos del Centro Cívico Teodoro Sánchez Punter.

El ilustrador ha estado muy acertado con la imagen del lobo en versión posmoderna. Con sus emoticonos y todo. Una gozada. ¡Y qué decir de la participación de nuestros alumnos de la Facultad de Educación! Hemos dejado el pabellón muy alto. El próximo curso, la organización del maratón ya cuenta con nosotros. Seguro que no los defraudaremos.


viernes, 20 de mayo de 2016

"Ahora no, Bernardo", de David McKee

Un libro-álbum que hace pensar y que nos preguntemos si realmente dedicamos a los niños el tiempo que necesitan. Disponible en versión bilingüe español-inglés.




Más información:

"Frederick", de Leo Lionni

Leo Lionni es un gran ilustrador, autor entre otras obras de Nadarín, que ya hemos comentado en este blog.

En Frederick actualiza el cuento de la cigarra y la hormiga, pero dando un sentido más positivo a la denigrada cigarra, al final una simple cigarra cantarina y bailarina.

Frederick, tan perezoso como la hormiga, mientras los ratones trabajan acumula rayos de sol, palabras para contar cuentos, colores de vida... ¡Y eso tiene un gran valor finalmente! Los ratones de esta historia tienen dos formas de ver la vida. A unos, les preocupa que el maíz, las bayas y la paja no falten en el invierno. Y a Frederick le preocupa que cuando llegue la nieve nadie tenga ganas de charla, todo sea gris y el frío se cuele en su escondite. Todos al final saborearán las palabras, los colores y los rayos del sol.

El trazo es simplemente maravilloso, una pura delicia visual.





jueves, 19 de mayo de 2016

"Chamario", de Eduardo Polo


Un hermoso poemario en donde las palabras y las ilustraciones juegan con las formas y el sentido, conduciéndonos por divertidas imágenes como las de “el rino será ceronte”, “la bici sigue la cleta”, junto “al grillo que canta a la luna” y “el soldadito de plomo que mira la tv”. Como lo llamaría Eugenio Montejo, prologuista de este libro, todo un “juguete verbal”. Lo que no dice el prologuista, pero lo decimos nosotros, es que él es Eduardo Polo, su seudónimo. Montejo-Polo o Polo-Montejo, que tanto monta, renovó la poesía infantil y juvenil con un aire de juego y de humor. Falleción en Valencia, Venezuela, en 2008.



El lilustrador es Arnal Ballester (Barcelona, 1955), que hace un gran trabajo. Austeridad gráfica al servicio del juego lingüístico. Humor y diversión asegurados.

El autor, Eduardo Polo, era conocido como "el mago", debido a los ritmos y maravillosos efectos que lograba en sus poemas. Y realmente algunos poemas de Chamario son mágicos, como veréis en esta mini-antología.

La palabra Chamario, que Polo usó como título, deriva de chamo, que es la forma como cariñosamente se llama al niño en Venezuela. Así que remite al mundo infantil, por lo cual no es de extrañar su subtítulo: Libro de rimas para niños.

(Aquí puedes ver parte de la publicación: http://issuu.com/ekare/docs/chamario?e=0/35784963

Ilustración de Arnal Ballester
La bicicleta
     La bici sigue la cleta
por una ave siempre nida
y una trom suena su peta...
¡Qué canción tan perseguida!
     El ferro sigue el carril
por el alti casi plano,
como el pere sigue al jil
y el otoño a su verano.
    Detrás del hori va el zonte,
detrás del ele va el fante,
corren juntos por el monte
y a veces más adelante.
     Allá se va el corazón
en aero plano plano
y con él va la canción
escrita en caste muy llano.
Ilustración de Arnal Ballester
Cuando yo sea
     Cuando yo sea grillo
cantando a la luna,
si oyes mi organillo,
dame una aceituna.
     Cuando hormiga sea
cargando un gran peso,
que al menos te vea
a la luz de un beso.
     Cuando sea ciempiés
con mis cien botines,
deja que una vez
cruce tus jardines.
     Cuando no sea nada
sino sombra y humo,
guárdame en tu almohada
que yo la perfumo.


El hipopótamo
     El hipopó tamo-tamo
y el elefán fan-fan
dentro de un mismo pantano
bailando juntos están.
     Bajo la lluvia su danza
es un ballet a mil quilos;
cada cual mueve su panza
con los mejores estilos.
     La danza de los obesos
tiene una gracia sutil;
la melodía es melodil
y las tristezas, tristezos.
     Bailan música de sapo
con sones de ronco brillo, 
el fan-fan que es trapo-trapo
y el hipopó tamo-tillo.
     Después un coco muy drilo
-un drilo coco, al revés-
sale del fondo tranquilo
y les pellizca los pies.
     Aquí la fiesta termina
y se acaba la función;
hipo y fan de esquina a esquina 
despiden la reunión. 


Al revés
     Me aturdo, me aturdo
con el niño zurdo.
     Inclina su pecho
juntando los pies
y lo que es derecho
lo escribe al revés.
     Me aturdo, me aturdo
con el niño zurdo.
     Su luna es anul,
su sol es un los,
es luza el azul
y soida el adiós.
     Me aturdo, me aturdo
con el niño zurdo.
     Oír es un río
y Roma un amor.
¡Qué gran desvarío,
qué consternación!
     Me aturdo, me aturdo
con el niño zurdo.
     El árbol es lobra,
la selva es avlés
y toda su obra
la escribe al revés.

Ana la rana
     Cuando Ana la rana
llegó a la ciudad
supo que ya nadie
usaba la A.
    Quiso pedir agua,
quiso pedir pan,
pero no podía
sin esa vocal.
     Nadie comprendía 
su latín vulgar,
lengua de pantano,
ronca y gutural.
     Pero Ana la rana
era sabia y tal;
dejó las palabras
para los demás.
     Se buscó una hoja
y un lápiz labial
y habló con dibujos
sin tener que hablar.
     Y después, al irse,
muy sentimental,
dibujó una mano
 casi natural,
moviéndose lejos...
Y un punto final…

Don Gatuque
     En el piso veintiduque
de un altísimo edifacio
Don Gato, que allí era duque,
disfrutaba su palacio.
     Convidados a su mesa
pasaban amables ratos,
Doña Gata, la duquesa,
y otros muy ilustres gatos.
     Un legislador angora,
un diputado barcino,
un siamés con su señora
y un persa con su sobrino.
     Todos de alta diplomacia
y modales de misterio,
formaban la gatocracia
más fina del vecinderio.
     Charlaban con mucha ciencia
y pronunciación muy rica,
los unos de decadencia,
los otros de politica.
     Así pasaban sus horas
los más nobles de esta villa,
los señores y señoras
del Gatuque y su pandilla.
     Y después, muy educados,
al fin de sus reuniones,
se iban para los tejados
a perseguir los ratones

La trampa
     Una tic manzana
con un tac membrillo
muy tic de mañana
vieron tac a un grillo
que en su tic ventana
daba tac solillo
de un tac tenorcillo.
     Con tic su organillo
y mucha tac gana
cantó tic el grillo
de voz tac enana
un aria tic plana
y tac su estribillo.
     ¡Horror!, tic hermana
–gruñó tac membrillo –.
¡Qué voz tic insana
la de este tac pillo!
     (Pero la ventana
que les abrió el grillo
con trampa inhumana
se cerró a martillo.
Quedaron tapiados
cual dos condenados,
sin luz en el fondo
de un viejo y redondo
reloj de bolsillo).
     Semana a semana
de tarde y mañana
aquel sonidillo
para tic manzana
para tic membrillo.  

Ilustración de Arnal Ballester
Tontería
     Un niño tonto y retonto
sobre un gran árbol se monto.
     Con su pelo largo y rubio
hasta la copa se subio.
     Se creyó un pájaro solo
que iba a volar y no volo.
     De la altura, en un desmayo,
el pobre niño se cayo.
     La madre sufrió un martirio,
cuando vio que su hijo se hirio.
     La casa era un manicomio
porque aquel niño no comio.
     Y aunque frunció el entrecejo,
el pobre nunca se quejo.
     A pesar de que era recio,
el rostro se le entristecio.
     Con un poco de yoduro
una enfermera lo curo.
     Y después de un mes temprano
su cuerpo al final se sano.
     Creció feliz y muy gordo
y nunca más lo recordo.

El gavilán
Un gavilán en el Ávila,
recién llegado de Mérida,
miraba por sus prismáticos
desde la montaña céntrica.
A sus pies estaba Cáracas,
poblada de torres técnicas,
siempre llena de automóviles
que cruzaban sus carréteras.
Después con un vuelo plácido,
batió sus alas simétricas
y recorrió la metrópolis
sin un momento de pérdida.
Extasiado como un místico
contempló la ciudad éntera;
vio ricos comiendo mánzanas
y pobres comiendo cébollas;
gente de risa simpática,
blanca, negra, bella y méstiza.
Al final, en helicóptero,
remontó la cumbre enérgica
y fue a ver el mar de Mácuto,
el más bello mar de América.

El jinete gago
De los montes viene
el jinete gago,
que funde y confunde
todos los vocablos.
Al cinto de la esdapa,
sobre su callabo,
pasa por el pueblo
siempre soliratio.
Cuando se detiene
lejos en el campo
toca su guirrata
de sones extraños.
A veces de noche
sin mucho trajabo
bajo las estrellas
vuela papayagos.
Cerca de mi puerta
pasa cabaldango
y en mí reconoce
su mejor hernamo.
Al final se aleja,
entre los guirrajos,
hacia el horizonte
siempre soliratio.

El mono
     Paseando en biciqueleta
en el mes de feberero,
un mono peretencioso
tuvo un serio toropiezo.
     Andaba distaraído
con un ancho somberero,
tan garande que a sus ojos
los tapaba compeletos.
     No vio un hoyo en el cespede
de más o menos diez métoros,
en el cual tarabajaban
dos docenas de obereros.
     Allí el mono ciquilista
se cayó muy aderento,
faracturándose un codo,
el caráneo y varios huesos.
    Al oirse sus guiritos
llegó un doctor pirimero,
después vino un caradiólogo
y el hospital en peleno.
     Ataron su calavícula
con un vendaje esterecho,
le aperetaron las manos
en un nudo teremendo
y lo llevaron poronto
a operarlo del ceréboro.

Canción
     La mi madre canta
Para me dormir
Y en la su garganta
Oigo una perdiz.
     El mi hermano juega
Siempre a me vender
De la su bodega
Queso, pan y miel.
     El mi perro ladra
Para me seguir
Por la nuestra cuadra
De principio a fin.
     Allá en la mi escuela
Dibujo en color
Un barco de vela
Con el mi creyón.
     Termino el mi cuento
Por me despedir.
Ya cantando siento
La mi madre al viento
Para me dormir.
Y en su canto lento
Oigo una perdiz.            

viernes, 13 de mayo de 2016

"La aventura formidable del hombrecillo indomable", un libro poético de Hans Traxler


La aventura formidable del hombrecillo indomable es un libro de poesía del escritor e ilustrador Hans Traxler. La obra se aventura por los caminos del nonsense, recuerda a los maestros Edward Lear y sus limericks o Lewis Carroll y su Alicia... El hombrecillo conecta con Chaplin y Buster Keaton, es insignificante pero gracioso.
"Un hombrecillo, un verano
encontró una esponja a mano.
Cuando nadie lo miraba,
la estrujó a ver qué pasaba".
Así, sin pena ni gloria, comienza la extraña historia que le sucedió a un buen hombre sin nombre. El más loco viaje que se pueda imaginar. La curiosidad lleva al hombrecillo a estrujar una extraña esponja que libera tal cantidad de agua que todo lo que alcanza la vista queda inundado. El hombrecillo debe entonces sobrevivir en un mundo de agua utilizando cualquier objeto flotante que tenga a mano: un tonel, una barca, una cama...



Predominan las rimas fáciles y los imprevistos sin sentido. Pero todo da un candor estupendo a la obra, enriquecida por unas sugerentes ilustraciones del propio autor.

Cada ilustración va acompañada de unos versitos, por lo cual el libro es de lectura fácil y sugerente.



Finalizamos con una cita de Eduardo Stilman:
(La revolución humorística) "Es una subversión profunda y definitiva, porque pretende abrirnos las cárceles más herméticas, que son las de nuestra mente. Y a la cabeza de esta magna revolución, en busca de esta libertad flamante, marcha el humorismo absurdo, que se burla de la rigidez de la lógica, acompañado con frecuencia por la poesía."
Más información:

"Flotante", un libro-álbum de David Wiesner

Flotante, en inglés Flotsam, es un libro-álbum de David Wiesner. En realidad, es una historia gráfica completa, pues se han suprimido absolutamente las palabras y solo quedan las imágenes, para contarnos el cuento. Así, la creatividad del lector es estimulada en grado máximo.

Una ola deposita una vieja  cámara submarina a los pies de un niño que curiosea en la playa. Una cámara con unas fotos muy especiales. Después de vivir muchas aventuras con la cámara, el niño la lanza de regreso al océano, donde viaja hacia su siguiente dueño.

Una obra sin palabras que da mucho que decir, con estructura cíclica y una maravillosa realización gráfica.



"Nadarín", un libro-álbum de Leo Lionni


Nadarín, Swimmy en inglés, es la historia de un pez muy especial. La historia es sencilla y muy emotiva, tiene que ver con la superación de los miedos y la colaboración en equipo para conseguirlo. Transmite valores positivos. Pero el proyecto narrativo se intensificado sin duda por la potencia de las imágenes.



Leo Lionni (1910-1999) hizo un gran trabajo con sus acuarelas marinas. Un libro que es una delicia, publicado en España por editorial Kalandraka. La traducción es acertada desde el título.



Más información:

jueves, 5 de mayo de 2016

PechaKucha, una nueva técnica de presentación con aplicación didáctica


PechaKucha (ペチャクチャ?) es un formato de presentación en el cual se expone una presentación de manera sencilla e informal mediante 20 diapositivas mostradas durante 20 segundos cada una. Originalmente creado por Astrid Klein y Mark Dytham de Klein-Dytham Architecture (KDa) en Tokio en 2003 como un punto de encuentro para jóvenes emprendedores donde pudiesen mostrar sus presentaciones en público e intercambiar opiniones. Desde entonces, el formato se ha extendido de manera vírica a otras ciudades alrededor del mundo.


El nombre PechaKucha deriva de un término japonés que significa cháchara o parloteo.

 La idea fundamental de PechaKucha es permitir compartir las presentaciones de diversos presentadores durante una noche, manteniendo un nivel de interés y atención alto mediante presentaciones muy concisas. Para ello se creó el formato 20×20 de Pechakucha: a cada presentador se le permite usar 20 diapositivas, cada una de las cuales es mostrada durante 20 segundos. En total, cada presentación transcurre durante 6 minutos y 40 segundos, tras lo cual se hace una breve pausa y el siguiente presentador sube al escenario. Cada evento consta normalmente de 14 presentaciones.

martes, 3 de mayo de 2016

"Comandante Simeone": a vueltas con la intertextualidad

Tras la victoria del Atlético sobre el Bayern Munich por 1-0, el entrenador Simeone, el Cholo, se ha convertido en el nuevo Che Guevara: la conversión opera sobre una imagen que pertenece al imaginario colectivo, el célebre retrato del Che. Si no fuera así, nadie entendería esa alusión a la "revolución" del Cholo. La imagen del periódico deportivo italiano La Gazzetta dello Sport ha dado la vuelta al mundo.


lunes, 2 de mayo de 2016

"Nada de Nada", de Daniel Nesquens y Alberto Gamón

Nada de nada es un libro de greguerías, editado por la editorial SinPretensiones, al modo de Jardiel Poncela y de Gómez de la Serna. El autor es Daniel Nesquens y el ilustrador, Alberto Gamón.



Más información:




"Minimalario", de Pinto y Chinto


Minimalario. Un libro lleno de historias de animales, más de 100 historias diferentes. Tienen la forma de "minimal", es decir, de narraciones muy, muy cortas y con final sorprendente, al estilo de los limericks (y también, como estos, un poco disparatadas).

Editado por Kalandraka, premio a la mejor labor cultural 2012. Pinto es el ilustrador y Chinto el autor del texto. 124 páginas. PVP: 15€. Temática: 111 relatos cortos de ficción protagonizados por animales. Edad recomendada: a partir de 7 años. Aspectos destacables: escritura creativa, juegos de palabras, humor, ‘nonsense’, ilustraciones coloristas de animales humanizados; de los autores de Cuentos para niños que se duermen enseguida (Kalandraka); del ilustrador de Compostela Hércules y Crunia (Kalandraka). Pinto Chinto [David Pintor (A Coruña, 1975) & Carlos López (Boimorto, A Coruña, 1967)]

He aquí algunas historias minimalistas de Minimalario:
Este era un camaleón que no sabía cambiar de color.Viendo que los demás camaleones sí podían,se ponía verde de envidia... 
Esta era una gallina clueca que incubaba seis huevos.Al cabo de veintiún días los huevos eclosionaron,y la gallina contó los polluelos. Le salían siete...
Este era un tigre muy flaco, tan flaco que no tenía fuerzaspara saltar por el aro...
Historias mínimas y animales diversos: salvajes y domésticos, vertebrados, e invertebrados, voladores, terrestres y acuáticos. Animales humanizados que afrontan situaciones surrealistas
con soluciones imaginativas, como el gallo que desafinaba, o la luciérnaga sin luz. Otros presentan extrañas cualidades, como la vaca loca que daba leche de cabra, o el calamar feliz que soltaba tinta de colores. Todos, desde el topo afortunado a la hiena risueña, experimentan anécdotas que -desde
el punto de vista literario- se resuelven jugando al equívoco, buscando el doble sentido, el ‘nonsense’ y el humor inteligente.

Las ilustraciones comparten el carácter minimalista de los textos; son retratos caricaturescos que presentan a los personajes en poses divertidas. Minimalario fue galardonado con el Premio Merlín de Literatura Infantil 2007.

David Pintor y Carlos López comenzaron a colaborar como humoristas gráficos en 1993 y desde entonces trabajaron en varios periódicos. Actualmente publican una viñeta de humor diaria en La Voz de Galicia. Hoy son la principal referencia de la caricatura política en Galicia. Entre sus premios de humor gráfico destacan el Curuxa do Humor (Museo del Humor de Fene), el Haxtur (Salón Internacional del Cómic de Oviedo) y el Hermés (Ayuntamiento de Barakaldo). En 2001 inician
su exitosa incursión en la literatura infantil. Tras más de 20 libros se han convertido en unos de los autores más galardonados y prolíficos de Galicia: Premio Merlín, Premio Raíña Lupa, Premio Martín Sarmiento, Premio Pura y Dora Vázquez, selección en la Feria Internacional de Bolonia en 2007, 2010 y 2011, en la Bienal Internacional de Bratislava y en la muestra internacional ‘Sueños en papel’ en México.

Aquí podéis ver el blog de David Pintorhttp://davidpintor.blogspot.com.

y una muestra del libro y sus fantásticas ilustraciones:

http://issuu.com/kalandraka.com/docs/minimalario-c/18?e=0/1233260




Los "Cuentos de la Media Lunita", de Antonio Rodríguez Almodóvar


Antonio Rodríguez Almodóvar es sobradamente conocido en el mundo de la literatura infantil y juvenil. Ha sido un titán, un gran recopilador de los cuentos de la tradición oral española. Y en sus Cuentos de la Media Lunita, que publica en varios volúmenes en la editorial Algaida, nos trae lo mejor de esa tradición que, si no es salvaguardada como merece, corre el peligro de perecer.

Rodríguez Almodóvar ha mantenido en su relato aquel tono incomparable de los viejos cuentos de nuestras abuelas, con excitantes mezclas de realidad y fantasía, humor y dramatismo, rusticidad y ternura.

Por eso la lectura de estos cuentos es imprescindible.



Más información: